Limbers de Oreo

A todos nos encantan los postres, tanto prepararlos como degustarlos, especialmente los postres fríos como los helados en temporadas de mucho calor. Los limbers están muy de moda ¡De muchos sabores! Entre ellos se encuentra el popular Limbers de Oreo o “cookies and cream”, sabor que por lo general se consigue de forma casera gracias a las famosas galletas Oreo.

¿Quieres aprender a preparar tus propios limbers de oreo en casa? Es muy sencillo y lleva pocos ingredientes que además son muy fáciles de conseguir. Los más pequeños de la casa son quienes más los disfrutan así que, continúa leyendo y te explicaremos paso a paso cómo hacerlos.

Ingredientes

Para preparar los deliciosos limbers de Oreo vas a necesitar los siguientes ingredientes:

  • 1 lata de leche evaporada de 12 onzas o 354 mililitros. Si no consigues leche evaporada, puedes sustituirla con leche completa regular.
  • 1 lata de leche condensada de 14 onzas o 396 gramos. En caso de no tener leche condensada, puedes utilizar azúcar.
  • 1 taza de leche completa.
  • 10 galletas Oreo.
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla.
  • Vasos de plástico de 5 o 7 onzas.

Esta receta se compone de la siguiente forma:

  • Tiempo de cocción: no es necesario cocinar.
  • Tiempo de preparación: 10 minutos.
  • Calorías: 310 calorías por cada porción.
  • Porciones: 8 aproximadamente

Preparación de Limbers de Oreo

¿Tienes todos los ingredientes a la mano? Entonces procedamos con la preparación.

Lleva al vaso de la licuadora, las latas de leche evaporada y leche condensada. Esta última es muy espesa así que para sacarla de la lata puedes utilizar una espátula o una cucharita para agilizar el proceso.

Añade a la licuadora una cucharadita de extracto de vainilla y licúa bien, mezclando durante aproximadamente 30 segundos.


Toma 10 galletas Oreo y colócalas en un procesador de alimentos sin separar la galleta de la crema, debe estar todo junto. Si no tienes un procesador de alimentos, puedes meter las galletas en una bolsa plástica y aplastarlas con un rodillo hasta que queden bien trituradas. Pero no en exceso, es decir, no las tritures hasta ser polvo, sino que queden grumos grandes. Esto es para que se sientan los trozos de galleta al momento de comer los limbers.


Lleva la mezcla de leches a un envase grande y luego agrega a la mezcla las galletas trituradas. Remueve todo bien durante varios segundos.


Agrega 1 taza de leche completa y continúa removiendo hasta que todo se mezcle bien.


Llena los vasos plásticos con la mezcla que acabamos de preparar y luego llévalos al refrigerador, preferiblemente durante toda la noche, también puede ser durante unas 7 u 8 horas.


Al sacarlos del refrigerador, verás que la mayor parte de los trozos de galleta están en la parte superior del limber. Esto es perfecto ya que les brinda el decorado ideal para llamar la atención de tus familiares o amigos y le da un aspecto delicioso. Así que no tendrás la necesidad de agregar elementos extras para la decoración.

Otra receta que te encantará:  Limbers de Cherry

¡Y listo! Ya puedes disfrutar de estas delicias frías, ideales para una tarde calurosa o para cualquier momento del día.