Crustos

Los crustos son una receta preparada en muchas regiones de Latinoamérica, especialmente en Puerto Rico. Donde también se les conoce como cinnamon sugar por llevar una abundante cantidad de canela y azúcar y no solo son deliciosos sino también muy fáciles de preparar.

Se trata de una receta que es deliciosa para las meriendas y que a los niños les encantan. Se pueden disfrutar a cualquier hora del día, especialmente cuando se te antoje comer algo dulce sin mucha complicación. Si quieres aprender a hacer tus propios crustos en casa, tan solo deberás seguir las instrucciones que te daremos a continuación.

Ingredientes

Para preparar unos ricos crustos caseros, necesitarás apenas tres ingredientes, que son:

  • 3 plantillas o tortillas para tacos.
  • 4 cucharadas de azúcar.
  • 2 cucharadas de canela.

Adicional a esto necesitarás suficiente aceite vegetal para freír y podrás agregar el sirope de tu preferencia para acompañarlos.

Esta receta se compone de la siguiente forma:

  • Tiempo de cocción: 10 minutos.
  • Tiempo de preparación: 5 minutos.
  • Calorías: 60 calorías por cada porción.
  • Porciones: 20 porciones.

Preparación de Crustos

Si ya tienes estos sencillos ingredientes mencionados que son muy fáciles de conseguir, podemos proceder con la preparación que también es muy fácil y rápida de realizar:

Toma las tortillas o plantillas y córtalas en tiras de aproximadamente dos centímetros de ancho, mientras cortas las tortillas, aprovecha para ir calentando en una sartén el aceite, que debe estar a fuego alto para cuando coloquemos los crustos a freír.


No te preocupes por las los bordes redondeados de las tortillas, estos también sirven para hacer los crustos sin ningún inconveniente, solo córtalos con el mismo grosor que los demás y ni siquiera se notará que son un poco diferentes.

Otra receta que te encantará:  Bacalaítos

Coloca las tiras de tortillas a freír en el abundante aceite caliente con mucho cuidado, durante aproximadamente durante 2 o 3 minutos, dándoles la vuelta y dejando que se doren por ambos lados. Luego puedes retirarlos del aceite caliente. Repite el proceso con todas las tiras de tortillas.


Recuerda tener mucho cuidado con el aceite caliente para evitar accidentes, tanto al colocar los crustos en la sartén como al retirarlos. Una vez fritas todas las tiras, colócalas sobre papel absorbente para retirar el exceso de aceite y espera a que se enfríen. Resérvalos.

Ahora coloca sobre un envase ancho y lo suficientemente cómodo las 4 cucharadas de azúcar y las 2 cucharadas de canela. Mezcla muy bien estos dos ingredientes secos y toma una por una las tiras de tortillas fritas o crustos y llénalos con la mezcla, que queden bien cubiertos y luego los llevas a un envase aparte.

Repite el proceso con cada una de las tiras fritas y de este modo tus crustos ya estarán listos.


Puedes disfrutarlos solos, tal y como acabamos de indicarte y será suficiente para satisfacer el antojo dulce, pero también puedes acompañarlos con helado o incluso agregarle el sirope de tu preferencia, como arequipe o dulce de leche, leche condensada e incluso chocolate. ¡Buen provecho!